fbpx

Cómo funciona una hormigonera

La construcción es un sector exigente que requiere una formación especializada para manejar maquinaria pesada. Para manejar una hormigonera en una obra, tendrá que cumplir los requisitos de la empresa propietaria y de su proveedor de seguros. Para ello, tendrá que entender cómo funciona una hormigonera para poder estar seguro mientras la maneja. La reducción del trabajo manual y el aumento de la eficiencia son dos beneficios clave del uso de hormigoneras en los proyectos de construcción. Agilizan la producción al eliminar el tiempo que se emplea en verter el hormigón de un recipiente a otro con una cuchara de excavadora u otros métodos tradicionales. Una hormigonera hace que la construcción sea más eficiente al combinar el cemento, los áridos, el agua y otros aditivos en un solo lugar y transferirlos todos juntos desde la hormigonera directamente a los encofrados o vertidos.

¿Qué es una hormigonera?

Las hormigoneras funcionan mezclando primero los ingredientes secos y añadiendo después el agua. En una hormigonera estacionaria, los ingredientes se mezclan en un tambor giratorio. Un tambor giratorio puede resultar confuso, ya que normalmente se considera que un tambor es un recipiente en el que se encuentran los materiales. En una hormigonera, los ingredientes están contenidos en el tambor. El agua se añade al tambor y éste gira continuamente. Los ingredientes se introducen en el tambor giratorio a través de un alimentador. El tambor está sellado, de modo que cuando se introducen los ingredientes en la mezcladora y se añade el agua, se crea un sello en el tambor giratorio. El agua se sigue añadiendo mientras el tambor gira hasta que se añade la cantidad correcta de agua a los ingredientes. Cuando se añade la cantidad correcta de agua, los ingredientes están listos para ser descargados. El proceso de adición de la cantidad correcta de agua y la descarga del hormigón son controlados por el operador. Una parte importante del funcionamiento de una hormigonera es cómo se mezclan los ingredientes y cómo fluyen dentro del tambor. Los ingredientes que se mezclan en el hormigón son el cemento, el agua, los áridos y, a veces, los aditivos. Hay diferentes tipos de hormigón. Cada uno de estos ingredientes y la forma en que se mezclan determinan el tipo de hormigón que se produce. El hormigón es una mezcla que se ha hidratado, es decir, que se ha mezclado con suficiente agua para que esté húmedo y listo para su uso. Hay tres tipos básicos de hormigón:

    1. Hormigón premezclado: Los contenedores se llenan con ingredientes secos y se añade agua al hormigón premezclado cuando se transporta a la obra. Como el agua se añade en la planta de premezclado, este hormigón debe utilizarse en las 48 horas siguientes a su colocación.
    2. Hormigón mezclado en la obra: Los contenedores se llenan con ingredientes secos y el agua se añade en la obra. Este tipo de hormigón puede utilizarse hasta 28 días.
    3. Hormigón prefabricado: El hormigón se mezcla y se vierte en un molde. Se cura mientras se transporta el molde a la obra, y luego se retira el molde para revelar la estructura de hormigón.

Mezcla de ingredientes para el funcionamiento de una hormiguera

Hay que tener en cuenta algunas cosas a la hora de mezclar los ingredientes. Los ingredientes deben estar secos, por lo que deben almacenarse en un lugar seco, como un contenedor en el suelo o en un camión hormigonera. Al mezclar los ingredientes, los operarios deben evitar crear una nube de polvo. El polvo puede ser perjudicial para la salud respiratoria y debe contenerse con un respirador con suministro de aire. Los ingredientes deben distribuirse uniformemente en la mezcladora para producir una mezcla consistente. Una mezcla consistente es necesaria para producir un hormigón de alta calidad que cumpla con el código de construcción y esté diseñado para el uso previsto. Para asegurar una mezcla consistente, el operador debe utilizar la cantidad correcta de ingredientes. Los fabricantes de hormigoneras suelen proporcionar tablas de recetas en las que se indica la cantidad recomendada de ingredientes que se deben utilizar en la hormigonera. Además de seguir la tabla de recetas, los operarios deben controlar la cantidad de agua añadida al tambor.

La rotación y batido son fundamentales para el correcto funcionamiento de una hormiguera

La rotación y el batido son fundamentales para conseguir una mezcla homogénea. Este proceso no requiere la ayuda del operario, pero sí requiere tiempo para conseguir una mezcla homogénea. Las hormigoneras están diseñadas normalmente para girar a una velocidad de aproximadamente 8 revoluciones por minuto. Es importante tener en cuenta que la velocidad de rotación variará en función del tamaño de la hormigonera y de la cantidad de material que haya dentro del tambor. Mientras la hormigonera está en funcionamiento, el operario debe controlar la consistencia de la mezcla. El operador puede evaluar la cantidad de agua en la mezcla sintiendo la consistencia del material descargado de la mezcladora. La consistencia del material descargado de la mezcladora debe ser similar a la de una capa gruesa de pintura. Si el operador siente que el material está demasiado húmedo, puede reducir la cantidad de agua en el alimentador. Si el material está demasiado seco, el operador puede añadir más agua al alimentador.

Los ayudantes y elevadores también actúan en el funcionamiento de una hormiguera

Cuando se añade agua al tambor, ésta ayuda a la acción de mezclado. El tambor actúa como un fregadero y recoge los materiales que están en el alimentador. El tambor actúa como una bomba y eleva estos materiales a la parte superior del tambor. En la parte superior del tambor, los materiales se descargan por el extremo de descarga de la hormigonera. El tambor puede girar a una velocidad lo suficientemente lenta como para que los materiales no salgan por el extremo de descarga. En esta condición, el tambor actúa como un conducto y recoge los materiales que se introducen en el alimentador. Se pueden utilizar equipos y dispositivos adicionales para ayudar a mezclar los ingredientes y para ayudar a controlar el flujo de los materiales desde el tambor.

Las operaciones de acabado del hormigón forman parte del funcionamiento de una hormiguera

Todo proyecto de construcción producirá cierta cantidad de hormigón, y la calidad del mismo es importante para el éxito del proyecto. Una operación de acabado del hormigón es el proceso de acabado de la superficie del hormigón. Hay dos formas de acabar el hormigón: mediante fratasado o mediante flotación. La elección depende del estado de la superficie del hormigón.

    1. Fratasado: El fratasado es el proceso de acabado del hormigón con una llana de 5 pulgadas. Al fratasar, el operario fricciona el hormigón hasta que quede liso y uniforme, sin depresiones ni crestas.
    2. Flotado: La flotación es el proceso de acabado del hormigón con un flotador de acero. Al flotar, el operario utiliza el flotador para alisar el hormigón y eliminar el exceso de agua de la superficie. El proceso de flotación también puede denominarse enrasado.

La hormigonera es una máquina útil que ha evolucionado mucho desde su invención en el siglo XIX. Sigue siendo un equipo estándar en proyectos de construcción y entornos industriales, y las nuevas innovaciones prometen hacerla aún más eficiente en el futuro. Si entiende cómo funciona una hormigonera, estará bien equipado para manejarla de forma segura y eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.