fbpx
Tipos de estuco

Tipos de estuco

El estuco es un material de revestimiento de paredes que puede ser empleado con diversas técnicas para crear una nueva decoración. Hoy en día es uno de los materiales de construcción más utilizados y destaca por su durabilidad e impermeabilidad. Por lo tanto, es menester conocer los tipos de estuco existentes.

Estuco aplicado en frío

Una de las clases de estucos para paredes es aquel que se aplica en frío. Al momento de emplearlo, la mezcla ya debe de tener la pintura con el color deseado.

De esa manera, al utilizarlo, se logra un revestimiento totalmente plano y libre de cualquier tipo de irregularidad. En este caso es un acabado tipo estuco que puede ser empleado tanto para interiores como para exteriores.

Estuco aplicado en caliente

Por el lado contrario, nos encontramos con el estuco que es aplicado en caliente y que en este caso es recomendado sobre todo para exteriores. Se caracteriza por crear una textura fina, transparente y bastante brillante. Además, esta es otra de las clases de estuco existentes a las que se le puede mezclar el color directamente.

Estuco tipo piedra

Otro de los estucos más utilizados en la decoración actual es el estuco tipo piedra. Haciendo uso del mismo se logra crear una gran variedad de diseños que simulan el aspecto de la piedra, de allí su nombre. Todo esto por medio de un material más económico y moldeable a gustos.

Estuco al tirol aplanado

Tipos-de-estuco-para-interiores

Siguiendo con nuestra lista de los diferentes tipos de estuco nos encontramos con el estuco al tirol aplanado. Realmente se trata de una variante del estuco caliente, solo que se caracteriza por una mayor durabilidad y la creación de mejores acabados.

Su nombre indica que el estuco va siendo aplanado a medida que es proyectado. Esto es posible gracias a que se trabaja con una mezcla de estuco bastante fresca.

Estuco al tirol de Baviera

Entre los tipos de estucos decorativos más utilizados se encuentra el tirol de Baviera. Al hacer uso del mismo puedes crear un revestimiento un poco rugoso, pero de gran resistencia. Para lograr este tipo de acabado se emplea primero un mortero graso que sea de 4 o 5 mm de espesor aproximadamente.

Estuco liso

Así mismo, no podemos pasar por alto el estuco liso, que es bastante utilizado para fachadas exteriores o para los patios. Los tipos de estuco liso que existen en la actualidad son mucho más accesibles y su acabado es bastante bonito. El mismo lo podrás encontrar también como tipos de estuco veneciano en algunas regiones.

Estuco raspado

Para finalizar nos encontramos con el estuco raspado que suele crear una superficie rugosa gracias a las tres capas que utiliza, la última de ellas de un mayor grosor. Es considerado también como un estuco tipo mármol ya que cuenta con árido de mármol entre sus componentes.

¿Cualquier estuco me sirve para exterior e interior?

Si estás pensando en recurrir a los tipos de estuco para pared por motivos decorativos, debes estar consciente de que algunos son ideales para zonas exteriores y otros para zonas interiores. Por lo tanto, no se puede emplear cualquier en este tipo de zonas.

Los tipos de estuco para exteriores suelen contar con una mayor durabilidad y calidad en general. Mientras que, los tipos de estuco para interiores suelen otorgar un mejor acabado y son más fáciles de aplicar.

¿Cuál es el mejor para mi pared?

Tipos-de-estuco-para-exteriores

Ahora bien, si tienes dudas sobre qué tipo de estuco es mejor para tu pared, hay diversos aspectos personales a tener en consideración. De forma principal, por supuesto, debes tener en cuenta si la zona a redecorar es interior o exterior.

De esto dependerá el tipo principal de estuco con el que se puede trabajar. No obstante, además de esto, debes pensar en el tipo de acabado decorativo que deseas en tu hogar. Pero ahora que sabes más sobre los tipos de estuco y usos puedes elegir mejor este aspecto.

¿Qué durabilidad tiene el estuco?

Independiente de la elección que hayas realizado entre los tipos de estuco, debes tener en cuenta que todos ellos cuentan con una gran durabilidad. Se trata de un tipo de material que puede durar aproximadamente entre unos 50 y 70 años.

Claro está, factores como las condiciones de la vivienda y el tipo de clima de la región interfieren directamente en su durabilidad. Es por ello que también hay que recordar pintar con cierta regularidad las paredes, al menos cada dos o cinco años según su aspecto. De ese modo podrás cuidar más del estuco que has decidido colocar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.