fbpx
Tipos de cimentación que existen

¿Qué tipos de cimentación existen?

Dentro de todo el proceso de la construcción de cualquier tipo de edificación se llevan a cabo una serie de partes y cada una es tan importante como la otra. Una de ellas, que al mismo tiempo es una de las principales, es la cimentación. Por ello hoy te estaremos explicando qué es y te presentaremos los distintos tipos de cimentación existentes.

¿Qué es la cimentación?

Debemos iniciar esclareciendo la definición de lo que es la cimentación. Se trata de todos esos elementos estructurales de la construcción que, en conjunto, permite conectar las cargas de toda la edificación al suelo. Por tanto, la cimentación es el proceso mediante el cual se reparten las cargas y se transmiten al terreno.

De allí que sea una parte tan fundamental a cumplir en cada proceso de construcción. Por ese motivo, se le debe de dar la importancia debida en todo momento. Además, existen diversos tipos de cimentación que varían según en donde se encuentre la cota de apoyo. Así que siempre hay que saber determinar con precisión cuál es el tipo de cimentación adecuada para cada construcción.

Cimentación para realizar una construccion

La importancia de la cimentación en una obra

Antes de proceder a explicar cuáles son los tipos de cimentaciones existentes en la actualidad, es fundamental recalcar el alto nivel de importancia de una buena cimentación. Además del simple hecho de ser la base de toda construcción, lo cierto es que contar con unos buenos cimientos es primordial para el bien de la edificación en general.

Ten en cuenta que, en caso de que se construya una edificación con una mala cimentación, las posibilidades de que la construcción padezca daños son mayores. En cambio, a raíz de una buena cimentación, estas posibilidades se reducen sin importar cuánto tiempo pase desde la construcción en cuestión.

Tipos de cimentación que existen

Ahora bien, teniendo ya una idea mucho más clara de lo que son las cimentaciones y la importancia de las mismas, es momento de pasar a hablar de los tipos de cimentaciones. Dicha tipología se divide en dos grandes grupos: las cimentaciones directas y las cimentaciones indirectas. De las cuales también se subdividen algunos tipos más específicos.

Cimentaciones directas o superficiales

Iniciemos hablando sobre las cimentaciones directas, que también son conocidas como cimentaciones superficiales y que son de las más comunes. Se habla de este tipo de cimentaciones cuando el ancho de toda la base es mayor teniendo en cuenta la profundidad de la base.

Dicho de otro modo, la superficie sobre la que se apoyan los elementos de la construcción tiene un área que es más extensa que la cota vertical. Los tipos de cimentaciones superficiales que se trabajan hoy en día son:

  • Zapatas aisladas: Se recurre a las zapatas aisladas para cimentaciones que permitan extender y transportar las cargas concentradas. Cargas que suelen ser generadas por elementos de tipo estructural como los pilares o las columnas.
  • Zapatas combinadas o corridas: En el caso de las zapatas corridas son empleadas en los muros de la construcción. La dimensión de este tipo de zapatas dependerá del tipo de carga que se requiera soportar y la resistencia que se tenga a la compresión del material.
  • Zapatas medianeras: Otra de las zapatas de cimentación más utilizadas son las zapatas medianeras. Este tipo de zapata es empleada solamente en casos de carga excéntrica y es empleada cuando se tienen soportes en las lindes de la edificación con su respectivo medianero.
  • Losas de cimentación: Por otro lado, las losas de cimentación son empeladas para generar una transmisión de las cargas hacia el terreno de forma totalmente equitativa. Las mismas son dispuestas en plataforma y llevan una armadura en la parte superior la mayoría de las veces,
  • Emparrillados: Este es un tipo de cimentación superficial que toma los pilares de la construcción en una sola cimentación. Esto, basado en el uso de zapatas corridas que se encuentran entrecruzadas con una malla octogonal.

Cimentación superficial y profunda de una obra

Cimentaciones indirectas o profundas

El siguiente tipo de cimentación de una casa son las cimentaciones indirectas que también son conocidas por el nombre de cimentaciones profundas. En este tipo de cimentación existe una gran profundidad en correlación con la dimensión longitudinal. De este tipo de cimentaciones se subdividen las siguientes:

  • Pilotes: Se emplea la cimentación con pilotes cuando se está ante una base profunda empleada para transmitir su carga al estrato de roca dura, lo cual se encuentra mucho más abajo del nivel de suelo. Los pilotes son empleados para reducir el riesgo de levantamiento de la construcción por cargas laterales.
  • Pilotes prefabricados: La cimentación con pilotes prefabricados se utiliza cuando se emplea un grupo de pilotes de desplazamiento. Son diversas las maneras en las que se constituyen y se hincan este tipo de pilotes en las construcciones.
  • Pilotes hormigonados in-situ: Otra de la cimentación por pilote existente es el uso de pilotes hormigonados in-situ. Se colocan en un agujero en el terreno que ha sido anteriormente perforado y luego se rellena con un material como el concreto.
  • Muros pantalla: Por último, los muros pantalla son utilizados en cimentaciones de edificios de una gran altura con el objetivo de prevenir los empujes del terreno y su respectiva deformación.

Elección del tipo de cimentación adecuada

Habiendo conocido ya los diversos tipos de cimentación con las que se trabaja en la actualidad, es momento de aprender a elegir el tipo de cimentación adecuada para cada construcción. Para esto se toma en cuenta diversos factores que influyen como el precio cimentación y estructura. Por tanto, los tres factores fundamentales a tomar en cuenta para la elección del tipo de cimentación son:

  • Cargas: El factor de la carga a la que estará sometida la estructura durante su vida útil es fundamental. Ya que esto permitirá saber cuál será la distribución correcta a emplear y los esfuerzos que se apliquen en el suelo.
  • Suelo: El suelo sobre el que se realizará la construcción también es un factor importante. Ya que es menester conocer las propiedades hidráulicas y mecánicas para determinar cuáles son los estratos de apoyo que se necesitan.
  • Presupuesto: Por último, pero no menos importante, está el factor del presupuesto que tengas determinado para la construcción. Ya que cada tipo de cimentación tiene un costo distinto y debes elegir aquella que se ajuste también a tu presupuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.